junio 24, 2008

...

insegura, así soy.
Mirar hacía dentro de mi ser, en las profundidades de mi interior me hacen estar como en mi hogar, con mis pasos firmes y tranquilos de que los amaneceres y los atardeceres fluyen con los aromas de melodías que abrazan mi alma...

Pero cuando se trata de salir hacía fuera, mi mundo tiembla hasta las más intimas entrañas, sintiendo que la tierra se quiebra bajo mis pies, y que los más profundos socabones con destreza me atrapan para dejarme presa en esta inseguridad....

8 comentarios:

alfredo dijo...

Amiga danzarina!Creo que es parte del juego de la vida...el puñetero batallar de los opuestos...
Dicen que los problemas de la vida no son sino formas mentales con dos polos uno positivo y otro negativo y que sólo es posible liberarnos de ellos aprendiendo a vivir de instante en instante...
Pero mientras tanto sufrimos por ello, porque hay algo que nos lo recuerda y se nos presenta en ese mismo instante...Uno quiere hacer como si nada pero sigue estando muy adentro y sufres...lo sabes todo y sufres...porque eso sigue estando muy adentro torturandote y llenandote de miedo...
Te entiendo...Ambición,Miedo,Amor.Hasta que no lleguemos a olvidarnos de nosotros mismos no llegamos al amor y entonces nos toca sufrir o con el miedo o con la ambición-deseo...
Un beso y mucho ánimo.No estás sóla somos muchos los que hacemos como si nada, pero sufrimos con lo mismo...
Gracias por aparecer en mi mundo!!

El búho rojo dijo...

Nos gusta lo que conocemos por que nos sentimos seguros... nos gustan nuestros amigos por que los conocemos... nos gusta nuestra casa, nuestro pueblo, nuestra vida... sabemos que hacer en todo momento...

Nunca se salta más lejos, si nunca se intenta...

Pienso ahora en aquellos que dejan su vida lejos de un pais al que acuden de incognito, sin conocer su lengua, su cultura... sin trabajo, ni casa, ni conocidos, ni dinero y llevando por equipaje sólo ilusiones...

El miedo puede frenar o azuzar... sólo es cuestión de las propias necesidades...

Ánimo y adelante...

JuanMa dijo...

A mí también me pasa (creo que a todos).

Lo que hay que decidir es si nos refugiamos otra vez en nosotros mismos o si nos arriesgamos a vivir.
Yo opino que el riesgo vale la pena.

Besos arriesgando.

arda dijo...

Mmmm, intenta salir fuera sin salir de tu centro.
Como sabes todo es uno...

Si te cuesta, te propongo un sencillo ejercicio (yo lo hago y m eva bien): buscas tu centro en la panza (ese chackra) y te pones de puntillas procurando no desequilibrate.

Va fenómeno!!!

muaks!

alas de vida dijo...

ALFREDO: gracias a ti, así es, lo sabemos casi todo, y que dificil es llevarlo a la practica, esta dualidad a veces nos lleva de un opuesto a otro, sin embargo, dentro de ella, sigo intentando que la totalidad me alcance..un beso

BUHO: TUS palabras como siempre sabías llegan a mi alma abiertas de habre de escuchar tu sabiduria...voy aprendiendo por el camino, arriesgar...me temo que voy a por el todo o por el nada...un beso

JUANMA: SIIII vale la pena, no lo dudes querido amigo, aún así, aún sabiéndolo uno no puede evitar sentirse dentro de esos ir de un extremo al otro...gracias amigo, y besos de corazón

ARDA: GRACIAS amiga, creo en todo lo que me dices y en más..lo que pasa es que intento hacer tantos ejercicios para esto y para aquello, que estoy pensando borrarme de la piscina, jejeje, es broma, gracias, intentaré sumar ese ejercicio a mi lista de equilibrios...un beso

...solo una mujer. dijo...

¿Són palabras sacadas de mi?
¿Me desdoblé en dos y escribí palabras en un lugar diferente al mio?
Salir fuera....
Menos mal que al menos ahora sentimos que en nuestro interior hay un "hogar" en el que sentirnos "en casa".

Un beso, con todo mi amor.

RICARDO BATICÓN dijo...

Hola!

me encanta la estética de este blog, con entradas cortas, bien escritas, originales... y en algunas con posibilidad de escuchar buena música.

Pasaré de vez en cuando para seguir disfrutando de ellas. Un saludo!

@ngelito dijo...

Todo el mundo tiene algo de inseguridad en su vida. Lo importante es darse cuenta y poner remedio, enfrentarse a los miedos y arriesgar para seguir creciendo. Besos y ánimo...