agosto 14, 2008



Hoy un cambio de planes ha hecho que acabase en las mágicas montañas de MONTSERRAT, he estado poco rato, por suerte he notado el fresquito del día, me he tenido que poner un jersey finito que llevaba, y mis pasos y mi corazón han vibrado con la magia de esas montañas, había demasiada gente, y no me he podido poner a meditar, además iba con una amiga y sus dos peques, pero aún así, mi corazón a vibrado a otro son, mis pies caminaban más ligeros, y la belleza del momento, del paisaje a sido un bello y bonito regalo, al igual que la compañía y las risas compartidas….


7 comentarios:

El búho rojo dijo...

Hay lugares mágicos, donde las creencias quedan a un lado y la intimidad se vuelve protagonista

Un beso

Praxis dijo...

A mi siempre me han fascinado las montañas de Montserrat, tienen una magia especial y muchas historias enterradas en ellas. Realmente si te escapas del bullicio del monasterio y te pierdes por sus caminos, la paz que te proporcionan es infinita.

Besos

Cronista dijo...

Que rico... los lugares mágicos existén... claro que si.. sabes, si pudiera me fuera corriendo a esas montañas en este momento.. creo que necesito algo de esa brisa fresca que mencionas...

Me da gusto que lo estes pasando bien... te espero por mis cronicas... saludos!

alas de vida dijo...

Eso es amigos, sentir, vibrar, emocionarse, dejarse llevar más allá de la lógica, besos

george dijo...

Sin duda un lugar encantador, yo tambien me lo paso muy bien cuando la visito, una pergunta la foto esta genial pero es del mismo dia que comentas porque no parece haber mucha gente como comentas.
Un abrazo

alas de vida dijo...

asi es george, la foto no corresponde al mismo día, ni a mi cámara, aunque me encanta hacer fotos, no dispongo de buena camara, así que hago lo que puedo cuando puedo, con lo que tengo, jejej...un beso

@ngelito dijo...

Parece un lugar relmente bonito. No tengo el placer de conocerlo personalmente. Me gusta mucho la naturaleza y paisajes como ese se agradecen de verdad. Espero que lo estés pasando bien, un beso