octubre 04, 2008

el sendero de las lágrimas



Se había ocupado de guardar la amargura de cada una de aquellas lágrimas en algún lugar sagrado que no recordaba.
El sendero estaba marcado, por tanto ya no tenía que preocuparse en enseñar como llegar a sus lágrimas hasta allí.
Ellas descendían solas, estaba marcado en su ADN no ser vistas, ninguna mirada ajena podía depositar sus ojos en ellas, se ocultaban temerosas de herir los ojos de los demás como las espinas de un bello rosal.
Ni aquellos ojos, ni aquel alma sabían el por qué de aquel mecanismo, pero era automático. Eran engullidas hacía aquel camino tan bien marcado.
Hasta que un día una lágrima curiosa y rebelde se preguntó de donde descendían día a día aquellas compañeras saladas, amargas, tristes como ella. Así que probó realizar el camino a la inversa.
Iba contra corriente, eran muchas como ella las que descendían, y ella subía ajena a que estaba empezando a marcar un nuevo camino, pues detrás de ella abiertas a la curiosidad habían decidido seguirla. Pronto el camino se ensanchó.
Y de pleno acuerdo decidieron no quedarse a habitar en aquel lugar. No para mostrarse ante el mundo, más bien decidieron no dejarse ahogar en su propio mar, en su propio lamento…
alas de vida



12 comentarios:

RICARDO BATICÓN dijo...

Hola Alas de Vida

Agradezco tu visita y saludo por mi blog. Me alegro que estés de vuelta con la actividad bloggera...

Un saludo

...solo una mujer. dijo...

Que hermosas palabras desprendes... o son emociones los que emanan de tí??
Fluye preciosa mariposa blanca, fluye... que yo seguiré tu cauce, aunque sea contracorriente.

Te amo.

JuanMa dijo...

No hace falta que se muestren, pero sí que no se escondan...

Besos contra corriente.

Praxis dijo...

Precioso escrito, Alas. Llorar, es estar vivo, pero recuerda lo que nos decía Tagore: "Si lloras por haber perdido el Sol , tus lagrimas no te dejaran ver las estrellas".

Besos

Libertad dijo...

Buenas noches, Alas. En este descubrimiento tuyo -cómo agradezco tu visita en mi casa, por cierto- me emocionan tus palabras, que siento como un retrato también de mí.
Te seguiré la pista, si me das permiso. Y seguiré tus llantos, pero espero poder seguir con más frecuencia tus alegrías.

Beso

robelfu dijo...

Hola guapa paso para saludarte y agradecer las palabras dejadas en mi casa.
tierno ralato me encanta.
un besazo.

el huerfano piano dijo...

Llora asi baila tu alma, cuando lloras y le alivias
precioso como escribes y entras a mi alma

uqe bailamos todos en el sendeo de las làgrimas
porque hay lagrimas de alegria y felicidadd

María dijo...

¡Qué bonito lo que has escrito! hacía mucho que no me pasaba por tu blog, aquí se siente danzando el alma, danzando con las palabras.

Un beso.

el huerfano piano dijo...

he vuelto agracecer tu comentario y sabes me gusta la entrada de tu blog a veces es eso lo que tenemos que hacer bailar hast que las alas nos ayuden a volar

yo con mi alma vuelvo a bailar en tu hogar

el huerfano piano dijo...

hola he venido a ver si has cambiado de sendero de lagrimas por la de la mariposas blancas y las rosas rojas sin espinas

let your soul to dane

deja que tu alma baile, es la unica forma de sentir las curvas de las emociones

El búho rojo dijo...

Las lágrimas y las risas, deben ser compartidas... si no, se pierden para siempre, como le sucede a la monotonía...

Un beso

floquet dijo...

las lágrimas como via de escape, necesarias, obligadas para desprendernos poco a poco de la nostalgia i regresar de nuevo. Precioso relato!

un saludo