octubre 15, 2008

mi caos

La tormenta la despertó en la noche. Sintió pánico, terror.
Cada relámpago dejaba ver su monstruo interior y unos segundos después un rugido aterrador, Salió de su cama. Abrió la puerta de su morada y se entregó a las calles mojadas. Caminaba descalza, con su fino camisón adherido a una piel que lloraba.
Salieron a por ella todas las bestias endemoniadas, todas las criaturas oscuras de las noches embrujadas.
Siguió entregada a las calles, caminando sobre gruesos cristales que ensangrentaban sus pasos.
Arrancó su fino camisón desgarrado por la humedad de su llanto y llegó a orillas de un mar agitado.
Se quedó tambaleándose en alguna parte de ese océano, recibiendo los latigazos de unas olas que amenazaban con engullirla.

….Y de pronto, el horizonte parecía querer mostrarle los primeros tonos de algo, que parecía un amanecer..
Abrió sus brazos y su corazón ampliamente abrazando el horizonte. No sabe cuánto tiempo pasó allí, abrazada a la inmensidad.
Se giró y vio a los seres oscuros de la noche sentados allí en la arena: Amenazantes, riéndose de ella.
Llorando por todos los poros de sus sentidos, empezó a sonreír a carcajadas, miró a todos esos seres oscuros con la mirada armoniosa del amor, Y les dijo:
Gracias por mostrarme el camino a un nuevo amanecer.

Y en esos instantes el cielo se tiñó del color del alba, el mar respiró calma…Y sus pies empezaron a caminar hacía lo que sería su nueva morada….

Este texto de una forma más o menos aceptable muestra lo que estoy viviendo últimamente. Mis monstruos interiores, han salido con más fuerza que nunca a mi encuentro, o mi consciencia salió a por ellos…Aunque parezca increíble estoy bien, me siento como si estuviera derribando una casa vieja para poder dejar espacio para reconstruir nuevos cimientos…
Gracias a todos los que me leéis, gracias a todos los que me habláis, gracias a los que me leen pero no dicen nada, a los que me dicen pero no me leen, pero hoy a quien quiero dar las gracias es a mi alma, por seguir confiando y viviendo en el amor a pesar de haberla herido, de haber dejado que la hieran, por haberla sometido a mis grandes monstruos, pese a todo ella, mi alma, eligió y elegirá siempre el amor como camino…Humildemente gracias
ALAS DE VIDA


13 comentarios:

alas de vida dijo...

no sé que estoy destruyendo, no sé que saldrá de todo esto y que cimientos empezaré a construir, sólo sé que peor de lo que lo he hecho hasta ahora no sabré...
un beso

Catalina Zentner dijo...

No sé, me gustaría darte una receta para que se alejen esos monstruos y no interfieran en tu camino hacia la luz.

Por si te sirve, extiendo hacia tí mi mano y mi alma se dispone a danzar acompañando tu vuelo.

Un abrazo, un poco triste por tí, pero con la ilusión de que en mi próxima visita, estés lejos del caos.

JuanMa dijo...

Estoy seguro de que vas por buen camino. El camino del Amor siempre lleva al mejor destino.
Besos que te acompañen en la noche.

El búho rojo dijo...

Sea como fuere, ya has comenzado el camino... nadie nos confirma que sea el correcto... pero es ahí donde, tal vez, sólo tal vez, resida el encanto de lo desconocido...

Ánimo y un beso

Ulysse dijo...

El caos es creación. Sin él, solo hay frio y muerte. Todo cambia, evoluciona, fluye; todo es dinámico, y nosotros con ello.

Nada puede crearse donde nada fluya.

Un abrazo, ánimos y adelante!

Un hombre sale de viaje, otro es el que regresa

Viernes dijo...

Mira esto, te puede interesar: http://cincodelviernes.blogspot.com

AnA dijo...

no he leido mucho, pero solo con ver el formato y un poco de contenido se puede palpar un blog con mucho sentimiento.
un beso.
te importa si te pongo entre mis blogs favoritos.?

RICARDO BATICÓN dijo...

Y en esos instantes el cielo se tiñó del color del alba, el mar respiró calma… Precioso texto. Mi enhorabuena. Un saludo.

...solo una mujer. dijo...

Qué maravilla poder contemplar esos monstruos para poder derribarlos!!! Cuando no alcanzamos a "ver" es cuando más peligro corremos.
Enhorabuena hermana.. Sigue derribando pues a la par vas construyendo tu nuevo yo.
Te amo y te acompaño siempre que quieras.

MARIO ALONSO dijo...

Estremecedor, no encuentro otra palabra. Me encanta cómo has logrado sumergirme en tu océano ("una piel que lloraba", "abrazando el horizonte"), he podido vislumbrar tus monstruos... y he sentido el alivio final al descubrir, al fondo, ese amanecer cargado de esperanzas.

Transmites firmeza y voluntad, decisión, coraje, muchísima fuerza... con virtudes como esas, no dudo que irás siempre hacia adelante y triunfarás.

Enhorabuena.

alas de vida dijo...

Muchísimas gracias CATALINA, los monstruos acabarán por irse, ya sé que algunos me costará toda la vida, otros se irán y vendrán otros, pero verlos y sentirlos y saber como son me ayuda a ser un poquito más fuerte. un beso.

Otro beso para ti JUANMA, no sé a donde me llevará el camino del amor, sólo sé que es dónde quiero caminar. un beso.

Gracias ULYSSE, de momento no sé si estoy creando o destruyendo, no sé si valdrá la pena o seré tan perezosa como siempre en eso de crear, de momento aquí estoy, intentando caminar. un beso.

Sólo tal vez BÚHO, pero merece la pena recorrer ese camino para que posiblemente ese tal vez se convierta en algo más. un beso.

Gracias VIERNES por el enlace, un beso.

Un beso ANA, muchisimas gracias por tus palabras, por llegar hasta aquí y por sentir mi sentir, gracias.

Otro beso para ti RICARDO, ojala tus amaneceres se tiñan de calma, de ambar...gracias.

Yo tambien te amo MI AMADA DAMA, y deseo compartir contigo mi camino, tu camino, lo sabes, lo sé...un beso.


Gracias por tu visita MARIO, por sentirme, por tus palabras y tu compañía, un beso

Navegante Del Alma dijo...

Recorriendo tu sitio me he encontrado con esta maravilla de fuerza y confianza en vos misma.
Está muy bien eso de construir luego de demoler. Es cuestion de levantar algo nuevo con algunos ladrillos de lo demolido.
El mismo optimismo que vi en el nombre de tu blog, que fue lo que me invito a leerte.
Besos.

alas de vida dijo...

gracias NAVEGANTE, por tomarte la molestia de leerme, de dejarme tu voz inscrita en mi hogar, humildemente gracias.
Un beso