septiembre 14, 2011

No te compares, eres perfecto


 A veces nos abandonamos o nos enfrentamos a nosotros mismos queriendo ser más que los demás, el que mejor baila, el más gracioso en una reunión, el que mejor hace, dice, piensa.....Y en ese deseo o intento de querer ser más nos perdemos a nosotros mismos. Como se ha dicho siempre, las comparaciones son odiosas. Entonces ¿Por qué permitimos que nuestro ego ya sea en el papel de victima, verdugo o Rey juegue a la comparación constante de lo que somos o no somos, en relación a los otros, o incluso a las multiples versiones o proyecciones que creamos de nosotros mismos?.
   Está bien que uno evolucione, en la evolución está el cambio. Pero ni siquiera ahí debemos caer en la tentativa de comparar lo que somos con lo que fuimos o con lo que podiamos haber sido.
   Si vivimos orientados a la esencia del corazón respirando en plenitud todas las semillas de los dones que ya tenemos, comenzarán a germinar y a dar los frutos de la vida en nuestra vida. Quizás en lo más profundo, sí. Pero de eso se trata, de rebosar esa pureza en lo profundo. Desde la raíz, para brotar con la esencia de la semilla a la fusión con el todo.
**Alas de vida**

4 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Totalmente de acuerdo, la comparación pude llegar a destruirnos pues dejamos de identificarnos con el ser para ser como los demás, imitarlos o superarlos. Esto resulta competitivo y dañino.

Para no sufrir cuando uno pretende compararse con nosotros, igualarnos o superarnos en una actitud competitiva, debemos mostrar humildad y un cierto distanciamiento prudencial. La humildad huye del protagonismo que buscan esta clase de personas

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Paso a dejarte un cariñoso saludo

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Muchas gracias por el Sueño de las Hadas que me has enviado. He llorado de emoción al verlo. Son hadas que parecen ángeles. Ojalá todos regresáramos a ese mundo encantado de magia y de amor...

Ricardo Baticón dijo...

Hola Alas... estoy leyendo todos tus posts retrasados que tenía por leer y qué chulos... son un subidón de optimismo y sinceridad! Gracias!!