febrero 10, 2015

Notas De Amor

Ella llega a su mesa cada día a la misma hora.
Con ilusión, con miedo ( por que quizás no la encontrará allí nunca mas), con extrañas sensaciones que se entremezclan interiormente.
disimula cuando llega, finge una falsa serenidad,
falsa serenidad que esconde una placentera ansiedad.
Una vez ha preparado todo su material para la exigencia laboral del día, con el disimulo como si estuviera leyendo cualquier informe de su oficina, lee la carta, la letra de una canción, la poesía, el cuento, o un simple buenos días...
.. Nota que día tras día alguien le deja en su mesa de trabajo.
No sospechaba quien puede ser, y fantasea con todos...
Pero esa nota día tras día... hace que cada nueva lectura, se enamore de nuevo.
Imagina que son dos seres viviendo un amor platónico.
Ël sabe quién es ella, pero no sabe lo que siente por él.
Ella sabe lo que él siente por ella, pero no sabe quién es él.
Y cada noche, al irse a dormir, lee "la nota del día" unas cuantas veces, entonces la pone debajo de su almohada y al amanecer la coloca en una caja con todas las demás.
Él cada noche, se entrega a ese sentimiento y deja que su corazón se exprese a través de una pluma y un papel, con la eterna inquietud de qué sentirá ella cada vez que lee sus notas. y con la más eterna duda, si cabe, si un día le escribirá:
18:30h. Domingo
En el cafe del mar.

***La Guardiana Del Oráculo***



Y ayer mientras inventaba este pequeño relato, recordé aquello que nos cuenta Ismael Serrano. Una triste historia, pero tan bella de escuchar o por lo menos él lo hace tan bonito.



3 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sogue con los realtos. Leerlos me hace bien

JuanMa dijo...

Sí lo escribirá. Estoy seguro.

Un beso.

La Guardiana Del Oráculo dijo...

Mª Jesús, gracias, pero ya sabes como es esto de la inspiración... Aparece y se va... Gracias cielo. Espero seguir enamorándome para poder escribir... Un abrazo.


JUanMa, quien sabe....igual es la única nota que se pierde.... Un abrazo.