abril 01, 2009

paseando por el río de piedras...

Estamos en tiempos de lluvía, pero hoy, hoy cuando veía llover a través del cristal he tenido ganas de correr entre toda esa densa lluvía que caía, hoy no era por añoranza, he recordado como tiempo atrás, la lluvía era símbolo de limpieza para mi alma, y lo cierto es que he llegado a llorar de risa bajo la lluvía, calandome hasta el huesecillo más pequeño de mi cuerpo.
HOy no necesitaba nada, sólo disfrutar con el manto de agua que estaba cayendo...la calle vacía de gente, alguna que se refugíaba bajo los balcones, pues un instante antes el sol brillaba, y cuando he estado a punto de salir.....Se a puesto a granizar...jejejeje.....el suelo se ha cubierto de blanco, he sacado la mano y un granizo me ha dado un latigazo en ella, jejeje....de mi trabajo a mi hogar, solo he de cruzar la calle, así que me he conformado con eso, menos mal que llevaba las botas altas, pues la calle parecia un río, y además parecía un río con piedras crujientes...guay...me he reído y me he quedado allí debajo de un balcón sonriendo a la lluvía, al granizo....Desde luego que hoy a sido un buen día, por que a pesar de todo lo que ha llovido, en mi corazón, a salido el sol...
alas de vida

9 comentarios:

andrea dijo...

Que alegría es poder sonreír, pese a esos días grises o de lluvia!
Me alegro que hayas tenido un buen día!

Besos.

El búho rojo dijo...

Algunas veces nos empeñamos en ser adultos perdiendo los valores y vivencias maravillosas de la niñez...

Me alegro de que hayas disfrutado de algo tan sencillo como la lluvia, pisar granizo o refugiarte bajo un balcón... son esos pequeños valores, los que consiguen grandes satisfacciones que no todos valoran

Un beso

Tu blogamigo de verdad dijo...

lindo, lindo

Me gusta sentir la lluvia en mi piel...

un beso

Shackleton dijo...

Al leer esto acuden a mí recuerdos felices de estar calado bajo un tremendo chaparrón, de subir escaleras convertidas en cataratas, de saltar sobre los charcos emulando a Gene Kelly y cantar también "I'm singing in the rain".

Y no son recuerdos de niñez, no. Pienso en Puerto Vallarta hace un par de veranos. Es todo un gusto sentirte tan vivo para recibir la lluvia con los brazos formando una gran sonrisa al cielo.

Me alegra que sepas apreciar esa saludable locura de lanzarse a abrazar el chubasco sin paraguas. El placer de secarse en buena compañía con una taza humeante es mucho mayor cuando es fruto de nuestra decisión de no impedir el remojón. Je, je, je...

Besos con sabor a lluvia

SUSURU dijo...

pero que sincronicidad!!! yo también he posteado algo sobre el río. No es con respecto a la lluvia, pero sí con el agua y con recuerdos de mi vida.
Hermoso el video, la música. Y lo más hermoso tus vivencias de sentirte bien cruzando bajo la lluvia.
Para mí, muy sorprendente que tengan granizo en plena primavera.

Pero es hermoso compartir. Porque tú desde tu lugar y yo desde el mío a tantos kms de distancia y relatándonos anécdotas como si fuésemos vecinas que sólo debemos abrir la ventana para conversar.

O acaso no gacemos eso cuándo venimos a dejar un comentario?

besazo y deseos de muchos días felices, con toques de magia y locura.

Juan Antonio dijo...

Me encanta levantar la cara al cielo y que me caiga el agua sobre ella, me gusta sentir la lluvia en mi rostro, me hace sentir vivo, me gusta mirar al cielo y empaparme para sonreír y decir "soy yo". Y no seria la primera vez que me beso con alguien bajo la lluvia. Me encantan esos momentos. Es rarísimo ver un individu@ pasear bajo la lluvia, a cara descubierta. Aún más raro, contemplar a una pareja besándose en medio del chaparrón. Sin embargo nos parecen envidiables y dignas de admiración, todas esas escenas fílmicas donde la manguera empapa a los actores.
En un caso hablamos de Arte, en el otro, de ¡maldita lluvia, que nos ha pillado sin el jodido paraguas, j eje je y me pasaría las horas muertas observando las gotas de agua caer sobre un charco/estanque/pantano/... si no hiciera tanto frío. Lo bueno de esto, es que al regresar a casa puedes cambiarte la ropa y entrar en calor, la próxima vez que pasee bajo la lluvia recordare que no estoy loco que comparto esa locura con mas amigos
Besos

Nataly dijo...

Que alegria leerte amiga!!! y más leer que estas bien y que en tu corazón a pesar de la lluvia salio el sol, me da mucho gusto que te sientas bien, te lo mereces, eres una gran persona con muchos sentimiento dulces y hermosos, me da mucho gusto ser tu amiga, besitos!!!!!

LuNa... dijo...

Aun si la lluvia, moja tu rostro inerte
Aun si el cielo nublado, no te deja ver el sol
Si tu triste corazón, desea llorar por dentro
Jamás pierdas el aliento, que sonreír es mejor

Sonríe aun si la hierba, no te deja ver las flores
Sonríe si los colores, se te suelen opacar
Aun si se crece el mar, y las olas se asen altas
Que al amanecer mañana, calmado el mar estará.

Aun cuando el viento sople, y se vuelva tempestuoso
Sonríe para que el gozo te sostenga la razón
Y en tu noble corazón, habrá un motivo precioso
Pues dios en su amor hermoso fue quien te hizo y formo

Sonríe que la sonrisa
Ahuyenta el dolor de alma, y nos devuelve la calma
para el camino seguir
Sonríe que sonreír
Es el don más apreciado, para un corazón golpeado
Que necesita vivir.
Sonríe que después de la tormenta siempre sale el arco iris.
FELIZ FIN DE SEMANA
UN BESO INMENSO DESDE MI LUNITA

LuNa

alas de vida dijo...

Me encantan esos días que las personas llaman grises, ANDREA, la verdad es que la magía de la lluvía, de los truenos, de las tormentas inunda todo mi ser con su maravillosa presencía. Besos.

Así es BÚHO, de vez en cuando hay que retomar y dejar salir a jugar al niño interios que hay en nuestro interior, besos.

A mi tambien BLOGAMIGO, a mi también...Besos.

Yo creo SHACKLETON que siendo adultos alguna vez también tendríamos que permitir a nuestra alma sentir el placer de esa lluvía, de esa locura..Besos.

Amiga SUSURRU, Al leerte sobre tu río, sobre la distancia, cercana en nuestro caso, me ha venido a la cabeza un cuento:
Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta.
Esta ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes ...pero pozos al fin.
Los pozos se diferenciaban entre sí, no solo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra.
La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado.
Un día llegó a la ciudad una "moda" que seguramente había nacido en algún pueblito humano: La nueva idea señalaba que todo ser viviente que se precie debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido.
Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas. Algunos se llenaban de cosas, monedas de oro y piedras preciosas. Otros, más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más optaron por el arte y fueron llenándose de pinturas , pianos de cola y sofisticadas esculturas posmodernas. Finalmente los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas.
Pasó el tiempo.
La mayoría de los pozos se llenaron a tal punto que ya no pudieron incorporar nada más.
Los pozos no eran todos iguales así que , si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior...
Alguno de ellos fue el primero: en lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose.
No paso mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada, todos los pozos gastaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más espacio en su interior.
Un pozo, pequeño y alejado del centro de la ciudad, empezó a ver a sus camaradas ensanchándose desmedidamente. El pensó que si seguían hinchándose de tal manera , pronto se confundirían los bordes y cada uno perdería su identidad...
Quizás a partir de esta idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo profundo. Hacerse más hondo en lugar de más ancho.
Pronto se dio cuenta que todo lo que tenia dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse de todo contenido...
Al principio tuvo miedo al vacío, pero luego , cuando vio que no había otra posibilidad, lo hizo.
vacío de posesiones, el pozo empezó a volverse profundo, mientras los demás se apoderaban de las cosas de las que él se había deshecho...
Un día , sorpresivamente el pozo que crecía hacia adentro tuvo una sorpresa: adentro, muy adentro , y muy en el fondo encontró agua!!!.
Nunca antes otro pozo había encontrado agua...
El pozo supero la sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo, humedeciendo las paredes, salpicando los bordes y por último sacando agua hacia fuera.
La ciudad nunca había sido regada más que por la lluvia, que de hecho era bastante escasa, así que la tierra alrededor del pozo, revitalizada por el agua, empezó a despertar.
Las semillas de sus entrañas, brotaron en pasto , en tréboles, en flores, y en troquitos endebles que se volvieron árboles después...
La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a llamar "El Vergel".
Todos le preguntaban cómo había conseguido el milagro. -Ningún milagro- contestaba el Vergel- hay que buscar en el interior, hacia lo profundo... Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desandaron la idea cuando se dieron cuenta de que para ir más profundo debían vaciarse.
Siguieron ensanchándose cada vez más para llenarse de más y más cosas...
En la otra punta de la ciudad, otro pozo, decidió correr también el riesgo del vacío...
Y también empezó a profundizar...

Y también llegó al agua...
Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en el pueblo...
-¿Qué harás cuando se termine el agua?- le preguntaban. -No sé lo que pasará- contestaba- Pero, por ahora, cuánto más agua saco , más agua hay. Pasaron unos cuantos meses antes del gran descubrimiento.
un día, casi por casualidad, los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma...Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.
Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida. No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente , como todos los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de contacto:
la comunicación profunda que sólo consiguen entre sí, aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar...
Espero que te guste, amiga, besos.

Se puede vivir tanto sobre ese agua caída del cielo, se puede sentir tanto, compartir tanto, soñar....
Me alegra tanto que tengas dulces recuerdos bajo torrentes de agua, amigo JUAN ANTONIO..Besos.

Rebienvenida amiga NATALY, aquí estoy disfrutando de las tardes de lluvía que afloran en mi país, un beso enorme.

gRACIAS LUNA, hace poco leía en algún sitio que la distancia más corta entre dos personas es una sonrisa, gracias por ser parte de la mía. Besos.