marzo 21, 2010

compartir

Quizás muchos de vosotr@s no entendáis o no compartáis nada de lo que voy explicar, pero hoy quiero dejar escrito el fin de semana que he vivido.


Para mi ha sido un reto, una prueba de fuego y un enfrentarme a mis miedos, al miedo a que me rechacen y el miedo a que se confirme lo que mi baja autoestima ha hecho durante años creer que soy.

Una preciosa pareja creó una iniciativa, hacer un encuentro de terapeutas que ofrecieran terapias gratuitamente durante un fin de semana a las personas de a pie, evidentemente se paga una entrada con precio simbólico y tienes acceso a todas las terapias que los diferentes terapeutas ofrecen.

No trabajo como terapeuta, pero tengo mis historias hechas con cursillos y tal. Entre ellas REiki, una técnica que me apasiona, que llena, que me vibra. Me ofrecí como voluntaria para hacer REiki. Con mis miedos, como he dicho en muchas entradas en mis diferentes blogs, y tiempo atrás aquí, mi miedo al rechazo supera el baremo normal o de lo que podría considerarse normal. Mi físico se ve afectado por una enfermedad rara de nacimiento, y eso me crea a veces dudas existenciales difíciles de superar, pero bueno, hay voy hacia adelante.

Hecha un manojo de nervios y con el estómago en la garganta, y el corazón latiéndome en todo el cuerpo, dejé que las cosas fluyeran por si solas, hice caso a lo que dos maestras me dijeron, (da lo que tienes que ofrecer, que es precioso y si alguien te rechaza por lo que ve, nunca sabrá lo que se ha perdido)…

El sábado empezó lento, con pocas personas y con poco ofrecimiento, la tarde se fue animando y a medida que iba haciendo terapias y las personas iban diciéndome lo que sentían, como se sentían y como sentían la energía de mis manos, mi corazón seguía latiendo, y mi alma brillaba más, no por el ego, tengo muy claro que sólo soy un canal, que la persona recibe lo que necesita y que en ese fluir todo era perfecto.

¿Rechazo? Pues no lo sé, quizás a algunas personas a lo primero les produje un poco de inquietud, pero sentir como se relajan cuando están en camilla, como se olvidan y confían en lo que están sintiendo, olvidándose de mi, en todos los aspectos, ha sido un bello regalo para mi, el mejor regalo que podía dejar ofrecerme yo a mi misma.

Han sido muchas experiencias este fin de semana, mucha conexión y mucha energía…Llevaba mucho tiempo queriendo dar algo de mi, más allá de lo cotidiano, llevaba mucho tiempo queriendo dar, así, sin esperar, y lo curioso es que siento que lo único que he hecho ha sido recibir, recibir, y recibir….

Gracias al universo y a la vida por este precioso fin de semana.


6 comentarios:

E. dijo...

Ufff se me han puesto los vellos como escarpias!! QUE BONITOO!!

me alegra que te hayas permitido a tí misma la posibilidad de "abrirte" a las situaciones solo siendo tú misma, dando lo mejor de tí que obviamente se canaliza a través del Reiki..me alegra que el universo solo haya respondido como era esperable, devolviendoté a tí misma, lo mismo que tu diste.
A veces es necesario saltar sin red, enfrentarse a los miedos y dejarse fluir con lo mejor de uno mismo, es ahí cuando aparecen las "sorpresas" y lo bueno.
Todo es un "círculo" y todo aquello que va viene y viceversa.

(y ahora entiendo una vez mas como es la "magia"...nuestro lado de conexión ademas de nuestros blogs es el Reiki, yo no lo sé aplicar pero me interesa mucho el tema, confío mucho en su poder y últimamente me estoy encontrando asi "sin querer" muchos terapeutas ;)..la vida es así jejeje)

un abrazo guapa,
y sigue confiando en tí misma mas allá de lo que tú creas "tus defectos" ya ves como responde el universo a esto

pd: perdón por la lata jejeje..me entusiasme escribiendo! :)

Joan Gallardo dijo...

Hace algunos meses hablaba con un gran amigo sobre el tema del rechazo, y en el fondo es una cuestión simple. Para que exista el rechazo son necesarias 2 personas (una que rechace y la otra que se sienta rechazada). Si tú no te sientes así resulta imposible que exista este verbo (y lo digo porque creo que todos, en algún momento u otro nos hemos sentido de esta forma). Esta reflexión a priori simple me sirvió, personalmente, para comprender que aún tenía un pedazo de ego escondido.

El tema de dar con todo tu corazón y toda tu alma es maravilloso, porque como dices cuanto más das más recibes, y cuanto más recibes más puedes dar.

Me ha gustado mucho este post sobretodo por la sinceridad que has tenido contigo misma Alas de Vida. Un abrazo enorme!!!

JuanMa dijo...

Es que dar de verdad, como tú has hecho, es lo que más llena.

Me alegro muchísimo.

Un beso y un abrazo.

Shanty dijo...

Es una corta historia, pero una experiencia real. Me has permitido darme mucho con esta vivencia que nos has compartido.

En cuanto al rechazo, es cuestión de grados. Creo que más de una vez hemos pasado por la misma situación. En tu caso según dices, te ha afectado siempre. Adelante y de frente amiga, no permitas que una característica poco común te haga sentir distancias que sólo están en tu pensamiento. Vales mucho y que nada permita que tu lado humano se sienta alineado por algo que no tiene importancia. Sigue dando y serás feliz. Te olvidarás del rechazo. Serás amada por lo que eres.

Gracias por compartirnos tan linda historia.

Te abrazo y beso-.

El búho rojo dijo...

Me alegro de que la experiencia haya sido positiva en todos los sentidos

Un beso

alas de vida dijo...

Gracias a tod@s, no tengo palabras para agradeceros que me entendais, que sigais aquí, que me ayudeis a compartir...Un beso