abril 14, 2010

danzando en quietud

   Si,  he modificado un poquito el título de este blog, al fin y al cabo no tengo que esperar a que mi alma dance, cada día es una danza, aunque ahora se defina en un momento de rescatar todo su dolor para intentar sanarlo, un camino hacía el abismo, hacia el interior, en soledad, pero despertando, un camino indefinible, pero de verdad.

4 comentarios:

Javier dijo...

Somos parte del camino, somos los pasos dados y los venideros, cada movimiento de nuestros sueños y notas de la música que nos hace sentir.

Seguro que tus pasos lograran superar este amargo momento.

Adelante.

Besos.

alas de vida dijo...

...Incluso llegamos a ser el camino, Gracias Javier, un abrazo

lidia dijo...

somos el todo y la nada!bello trabajo saludos
lidia-la escriba

El búho rojo dijo...

y es que la vida no deja de ser una danza que debemos disfrutar a cada instante

Un beso