abril 21, 2010

...esta noche...


  Sentada en esta orilla, a sólas con el mar, con la sombra de luna que queda en el cielo, una vela que se resiste a apagarse,  mis pies descalzos, siento frío, no hay horizonte, sólo estoy yo, ya no me da miedo esta oscuridad, esta soledad, podría caminar descalza toda la noche, sintiendo el mar en mis pies, sintiendo el frío por dentro. Ya no me da miedo este frío,  ahora sólo me duele, me duele el corazón del frio de mi alma.
   Me acurruco aquí en la orilla, sentada abrazada a mis rodillas, dejando que el olor a sal entre en el laberinto de mis sentimientos, escuchando como ruge el mar.
   Así, a solas con el mar, pasaré la noche, ya no siento ni tristeza, sólo dolor..Solo estoy yo.
"alas de vida"

9 comentarios:

JuanMa dijo...

No estás del todo sola.

Un beso.

alas de vida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alas de vida dijo...

Es cierto, Juanma, aunque no siempre el dolor es la mejor compañía. Un abrazo.

Javier dijo...

Siempre…siempre hay alguien cerca de nosotros, de nuestros pasos, de nuestro eco, de nuestras heridas…ya sea la intimidad del mar, la voluntad de la arena…las palabras que se dibujan en un susurro o en un recuerdo.

Espero que, pronto, pase esa noche.

Besos

alas de vida dijo...

...Gracias JAVIER, yo también deseo que pase esta noche, seguro que algún día habrá alguien, de momento.....la noche, el dolor y yo...Un abrazo

Joan Gallardo dijo...

Que hermosa la situación que describes: descalza, frente al mar,a la luz de la luna acompañada de una vela, el olor a sal...

Es necesario sentir ese dolor y vivirlo intensamente y espero y deseo con todas mis fuerzas que por fin desaparezca por completo. Un fuerte abrazo y que de estos momentos de dolor pasen rápido.

alas de vida dijo...

Gracias JOan, la noche pasó y aunque el dolor y el sufrimiento crecen y menguan a la vez, sigo adelante, caminando o arrastrando los pies, pero adelante, un abrazo

Ricardo Baticón dijo...

Hola Alas!

En tu post, con tus palabras, me has transmitido soledad, tranquilidad, silencio... paz. Pero me ha encantado el escenario, inmejorable:

"Sentada en esta orilla, a sólas con el mar, con la sombra de luna"

Un abrazo!

alas de vida dijo...

Pese al dolor, no podía ser mejor, verdad? un abrazo, Ricardo.