enero 21, 2011

la rueda de vivir

Vida en cada latido.
Luz en cada pensamiento.
Amor en cada aliento.
Pálpito en cada encuentro.
Sonrisa en cada paso.
La rueda de vivir cada momento me trae y me aleja de las anteriores sensaciones.
   Subo un paso más en esta montaña que escalo. Me sorprendo.  Me miro, lo que hace unos años atrás me hubiera destrozado haciéndome creer que no valgo, que no soy suficiente, sumando todas mis inseguridades hoy pese a todas esas inseguridades me mantengo no sólo en píe, sino que sonrío y miro con la mirada límpia en mi espacio personal de vida.
   Nadie puede ocupar el lugar que cada uno de nosotros ocupa en este mundo, aunque a veces no encuentres tu espacio, o sientes que el mundo te aparte de todos aquellos espacios que quieres ocupar.
   Vuelvo a sentirme en contacto con lo divino, con el espacio sagrado de un corazón que late con los sentimientos puros de luz.
   Me habla (el corazón), me sugiere que me sumerga en la calma serena de una paciencia milagrosa. Lo intento, lo hago. Soy paciente. Y ahora que me siento no desmoronar me sonrío, me siento a observar. Es un plácido momento, una paz innaudita me inunda.
   Me conmueve todo lo ancestral que ha tenido que emerger vida tras vida para que ahora yo esté aquí.
   Muere el juicio de lo que fue, de lo fuí, y renace la posibilidad de sentir de nuevo lo olvidado por las vidas y vidas de inquietud.
   Quizás todo vuelva a temblar, quizás todo se vuelva a desquebrajar..Pero todo está bien como está, todo está bien como es,. Siempre estamos en el lugar perfecto, en el momento perfecto, haciendo lo perfecto.
**alas de vida**

6 comentarios:

Hari Krishan dijo...

He preferido que fuera este espacio de belleza el elegido para agradecer tus palabras, tu amistad, tu sensibilidad, tu amor, tu humildad, tu comprensión. Gracias Alas. Gracias. Seguiremos en contacto en nuestros blogs. La belleza y la dulzura del tuyo arrastran hasta tocar el cielo. Un abrazo. Hari Krishan

alas de vida dijo...

Gracias, gracias, gracias, si escuchas mis sentir de agradecimiento, las palabras sobran.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Alas.

Cada post tuyo es aire fresco, una bocanada de vida... la rueda de la vida, como dices en tu post. Enhorabuena, amiga. Saludos

alas de vida dijo...

Al igual que cada aliento vuestro en este blog es una caricia para mi alma, RICARDO. Un abrazo.

Igna dijo...

Aliento.
La fuerza de la vida, lo primero, la esencia del descubrimiento de lo que se vive, la fuerza de la vida la madurez las situaciones vividas los escollos salvados, los días de tormenta donde encontramos el refugio, solos, o con otros, respirando.

Sentirse en ese estado, de calma de remanso de paz interior, de quietud, de sol naciente, de aliento en cada instante, primitivos como somos, no hay estados que por fortuna duren mucho, quedan tormentas por salvar en ellas la madurez interior cada vez toma más forma y nos abrimos a lo nuevo, aunque nos moje.

Besos.

arda dijo...

Preciosas tus palabras que me alientan con un dulce susurro justo en este momento en el que siento vértigo por tanto movimiento que hay en mi.

gracias querida hermana!