julio 19, 2011

en la sombra-en la luz

  
Hay un llanto profundo que emana de las profundidades de mi corazón. A veces quiere salir y no le dejo. Me da miedo a dónde me puede desembocar tanta tristeza guardada, tan ancestral como el principio de los tiempos.
   Mi voz cada vez quiere hablar menos y decir más.
   Mi equilibrio se tambalea con un halo de aliento en cada uno de los acontecimientos.
   Acuno entre mis pechos estas sensaciones, entremezclando todo con los látidos cambiantes de mi corazón.
   Una fragancia me envuelve en esta soledad que ya no me inquieta, (este templo cada vez está más lleno de mi). Luz y sombra acompañan al eterno latir de mis venas.
   Sin necesidad de vivir, si necesidad de morir, sólo al servicio de una consciencia que se expande sin encontrar palabras para entender como se elabora el proceso. Sin entender esa añoranza de un hogar celestial. Un hogar que habita en mi...
   Tan cerca, tan lejos...En el camino de un presente que cuece a fuego lento la expansión definitiva.
**Alas De Vida**

3 comentarios:

El búho rojo dijo...

Es dificil comprender los sentimientos ajenos... nos hemos acostumbrado a normalizar todo y tenemos las referencias: un metro, un kilo, una hora... y todo sabemos de lo que hablamos...

Cuando hablamos de amor, de dolor, de miedo, de felicidad ¿quien me asegura que todos entiendan lo que deseo decir???

Pero eso no quita para los gritos al viento no puedan ser compartidos en medio de la distancia

Sabes donde estoy

Un beso

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Es bueno sacar todas las emociones, el dolor y la tristeza: enfrentarlas para impedir que nos consuman.

Yo me encuentro en un período así. Es duro, pero hay que asumirlo

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

La conciencia y el corazón no necesita entender solo experimentar y vivir,sentir