octubre 25, 2015

El Amor


Amo la lluvía y las estrellas,
las sonrisas, incluso las extraviadas,
la dulzura de los encuentros, incluso la de algunos desencuentros.
Siento, y el impulso de ese sentir a veces parece me sumerge en un estallido de sensaciones.
Olvido palabras, vivencias, estrategias, piropos, insultos, secuencias, pero no dejo de sentir, no olvido no, que el camino es el amor.
Aunque a veces me aprete con amargura la mas dura tristeza y retuerza cada una de mis celulas, aún así el camino es el amor. Y eso me llena de paz, de esperanza, de compasión y de compresión dentro de mi incomprensión, de mi no saber, de mis estancamientos, de mis sueños rotos.
Sólo el amor, solo ese amor me hará persona, me hará seguir.
Me hará levantarme de la cama, de mis caídas, de mis frustraciones, solo el amor nos hará sendas luminosas en caminos inquietos, oscuros, o perdidos. Confío en la vida, el amor
***La Guardiana Del Oráculo***


2 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sí, se trata del amor incondicional, puro, sin condiciones, sin ataduras, sin juicios, libre de expectativas porque lo más libre que existe es el alma y el amor verdadero, pero pocos lo conocen pues solemos pedir a cambio de algo, solemos exigir, manipular, esperar. Pero el amor sin condiciones nos hace olvidar viejos agravios, también falsos elogios y seguir adelante con nosotros mismos como la mejor compañía del camino, como la mejor baza para amar.

El amor nos hace amar el cielo, la naturaleza, el aire, el instante tal como es, sin encasillarlo ni imponerle ninguna etiqueta o palabra mental. Así es posible fluir, ser uno con el ahora. Las cosas son simplemente como son, cuando amamos, y las aceptamos y afrontamos.

La Guardiana Del Oráculo dijo...

SIII, estoy segura que tú eres amor incondicional. Gracias.