junio 02, 2011

momento profundo


...Se me escurren las palabras, como se me escurre el tiempo,
Mucho que sentir, poco que decir,
sumergida en el balanceo de idas y venidas, emociones dormidas que despiertan para morir.
   De nuevo me pongo delante de mi, para caminar hacia dentro, para encontrarme fuera, y retornar hacia fuera para volver a mi interior....
   Me vuelvo a perder entre el humo de tanta bruma, gotas de nostalgía humedecen la cámara sagrada de mi corazón.
   Quiero retornar al centro, conectarme con la fuente infinita de mi SER
   Pero a veces siento que mis pasos me alejan de todo, incluso de mi misma.
   Hay tanto dolor, tanto dolor todavía, tantos muros y corazas que ya no me protegen, sino que me agrietan las heriedas más profundas.....
   ...Sólo necesito pararlo todo, entrar en la quietud del alba, en el silencio entre susurros...abandonarme cuando el viento mece la calma.
   inhalo el olor del incienso que humea en mi pequeño altar, donde la vela ilumina con el candor de su color el templo sagrado de mis secretos. Anhelo tiempos ancestrales que no recuerda mi memoria, pero que permanecen latentes entre látido y látido.
   Me he encontrado a mi misma menos veces de las que me he llegado a perder, y preguntarme dónde estoy ahora sería volver a perderme, volver a buscar preguntas dónde sólo hay dolor, cansancío...
   Toda mi inquietud sabe que la espuesta es: AMOR.
                                       alas de vida
  

2 comentarios:

...solo una mujer. dijo...

Querida hermana... aunque nuestros caminos son distintos, nos movemos por las mismas tierras... en estos momentos, esas tierras que nos piden a grito silencio, quietud, introversión en lo más profundo del ser.
Compartimos el tiempo en que es mejor no preguntarse tantas cosas, pues la conciencia nos da respuestas que todavía cortan nuestro aliento, desgarran nuestra alma... porque lo vivido, vivido está, pero dejó su impronta imborrable en el ayer eterno que tan solo superaremos con el presente silencioso y amoroso.
Te amo querida alas... te sigo los pasos... a tu sombra, pero siempre a tu lado.
(la música preciosa, como el quejío de un flamenco, con la fuerza desgarradora de la nostalgia)

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Opino,al igual que tú, que el amor es la mejor respuesta para devolver a aquello o aquellos que nos hacen sufrir