octubre 17, 2012

la expansión de la vida

 
Nadie está por encima ni por debajo de nadie, aunque muchas veces hablemos de niveles, no los hay. Hay estados de consciencia dónde tu te expandes, y con la luz de tu conciencia vas alumbrando oscuridades. No es que las sombras se hagan más pequeñas, es que con el crecimiento personal evolucionas y es en esa evolución dónde puedes iluminar el mayor de tus miedos, sombras o padeceres.
   Puedo rodearme de todos los lujos, de las personas más sabias, amables o dadoras, pero si me sumergo en un pozo de penumbras y no hago mi camino en solitario para avanzar (en solitario por que hay cosas que solo puedo hacer yo), no veré esos lujos y personas que me acompañan en mi soledad, las carencias de mi ser no me harán más que ver carencias.
Por el contrario puedo atravesar el túnel del terror de la vida (como a veces me ha parecido), viviendo cada palo, carencia o cada dolor como una oportunidad, como un avance, como algo que es ahora, pero pondré todo mi empeño para deshacer la madeja de esa tela de araña que no me deja ser libre.
   Y un día, te das cuenta, que nada es tan en serio como nos lo habiamos tomado.
   Todos estamos en nuestro proceso, no importa quien se ausente o se quede en nuestra vida, que nos echen de una vida o que nos vayamos, al final solo hemos de expandirnos desde nuestra propia luz, hasta que llegue a unirse la tuya con la mia, don la del sabio sacerdote de un monasterio en la montaña o la del asesino, la del que llamamos necio o angel.
   El proceso  de expansión, de crecimiento es el mismo, o te resistes o te entregas.
alas de vida
 

2 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Yo me entrego. Y te aseguro que acaban pasando milagros y bendiciones

Te dejo un abrazo y todo mi cariño

alas de vida dijo...

Otro abrazo para ti.